El hombre que perdió su zapato

Yo quería volver de vacaciones con un post diferente. Pero lo que hoy me ha pasado merece una historia, hoy el relato va sobre cómo una serie de acontecimientos provocó la perdida de un valioso objeto para una persona. Espero que os guste y os advierto de que he vuelto y esta vez no dudaré en apretar el gatillo… (donde estoy? quien soy?) (¿?)

——————- Esta es una historia patrocinada por Chaos entertaiment —————-

Día normal, andaba yo con la vejiga apretada y por esa razón me dirigía al escusado. Una vez he terminado de presentar mis credenciales al señor Roca volvía para mi cuarto. Mari Sol, una chica que ayuda en casa por las tardes, me llama y me advierte de un humo blanco en la calle. Yo ya apunto de gritar “habemus papam” me quedo con la garganta cortada y pienso, “joder, que papa ni que papa, con tanto humo debemos de tener a la corte celestial entera en mi rellano, eso o nos hemos metido en un cenagal; y yo sin tomarme la medicación… Mierda”.

Ya empezaba a sospechar de que iba a pasar algo malo… Miro y de la salida de humos del bloque tres es de donde sale esa espesa cortina, y yo que en el fondo ya sabía que no era lo de los papas porque eso es en el vaticano me lanzo a por mis zapatillas y grito: “voy a buscar a David” (que es como se llama el portero, a partir de ahora Muscle Man) Y andando, que es mucho más sano, me bajé los ocho pisos intrigado por si Muscle Man estaba o no en la portería. Y allí estaba, de conversación con mi vecino Javier. El pobre Muscle (para abreviar) ajeno a lo que pudiera pasar en el edificio sale disparado corriendo, seguido por el menda, hacia la escalera que yo creía que estaba celebrando esa fiesta tan hippie.

Llegamos, y aquí se desata el caos. El bar de abajo de mi casa debía estar ardiendo, de hecho lo estaba, y las cocineras en la calle pedían ayuda mientras los camareros intentaban apagarlo. Muscle se mete para adentro y engancha rápida su arma preferida, el extintor, yo engancho a una mujer y le digo que llame a los bomberos y raudo me voy a buscar más extintores ya que había ya cargadores vacíos y Muscle pronto necesitaría más recargas. Llevo uno y ayudo un poco, llevo dos más (los voy robando de diferentes pisos de mi escalera) y cuando vuelvo empiezo a oír toses, esta gente ya tiene la cara gris por el humo, las gargantas irritadas y el fuego no termina de extinguirse. El dueño del bar estaba ahogándose pero no quería salir ya que su negocio estaba en juego, otras personas estaban ayudando así que con bastante fuerza bruta y algo de carisma consigo que salga de la habitación. Le dejo sentado fuera y vuelvo al combate.

Engancho un extintor intento darle un poco pero entonces es Muscle quien empieza a estar mal, tengo que convencerle para sacarle y entra otro. “Es solo un bar” le digo, “ya hay otros ayudando” le digo, “si sigues ahí te intoxicarás” aun cuando en verdad ya estaba intoxicado. El fuego estaba bastante bajo, a priori no era peligroso, pero había empezado a subir por la salida de humos del edificio y eso podía joder mucho, engancho un extintor y apunto hacia arriba, no llevo ni dos segundos y Muscle ha vuelto y entonces me saca él a mí. Mientras salimos se me ocurre: “Hay que avisar a los vecinos”. No había pasado casi 5 minutos de incendio pero la escalera estaba llena de humo y realmente a gente estaría asustada. Ya habían salido unos cuantos, pero aún quedaban. Dejamos a gente en eso y el dueño del bar vuelve a la carga, los ojos rojos y llorando dice, tengo que ir, le digo “no te juegues la vida por el bar” y dice (atentos) “No! es que me he dejado el zapato dentro!” a mí me había pillado fuera de juego y le suelto pero vuelvo a agarrarle y le digo “que le den por culo a tu zapato, tú vete a coger aire limpio” y le él con la moral desplomada no podía hacer nada contra mi voz de trueno y mis expresiones de camionero.

Llamo a todos los telefonos de abajo y a los que responden les digo: “hay un incendio abajo, salgan rápido y no usen el ascensor”. Muscle sube las escaleras a todo toser, ese tío es valiente como nadie, y yo pensando en que lo mismo se desmayaba después de tanto rato con humo le sigo. Va llamando a todos los pisos, llega al último, engancha un bebé, le cubre la cabeza y dice “Mengana, me llevo al bebé ya eh?” ella le responde afirmativamente mientras busca el abrigo de su hija. Cojo la mano de la pequeña, le sonrío y le digo, “tranquila, no te preocupes. Es solo un poco de humo ahora saldremos fuera y se arreglará todo” ella asiente y se baja con su abuela. La señora tarda un poco más, intuyo que buscaba objetos de valor, por si acaso, y la siguiente parada es un piso con unos ancianos que no se decidían a bajar. Les animo y nos bajamos todos. El dueño nos ve y dice “¿Y mi zapato?” “no lo sabemos, seguirá ahí, no te preocupes”, pero él sí que se preocupaba. Era su zapato, no el de cualquiera, además ahora solo tenía uno, iba sin un zapato! y leche, él necesitaba los dos. Se intenta ir y volvemos a agarrarle, pone cara de loco como diendo: “voy a ir sí o sí” pero se tranquiliza.

Cuando bajo voy de nuevo por el extintor y cuando llevamos 15 segundo ahí nos dicen: “Los bomberos”, nos dicen, “ya están aquí, vámonos que no tenemos máscara”. Y era verdad, yo empezaba a tener la garganta jodida y accedo a irme. Me voy a la puerta principal del edificio y las dejo abiertas para que se vaya el humo. Pronto los bomberos se meten dentro y sin darme cuenta se cuela el dueño y engancha un bombero y le dice “perdona, tengo el zapato ahí dentro, puedes dármelo” yo estupefacto veo como el bombero tranquilamente se acerca al suelo, pilla el dichoso zapato, se lo da y el hombre tan campante se lo pone y se marcha.

El local está bien, y el edificio también… Muscle Man ha tenido que ingerir oxígeno puro y supongo que el dueño también. Yo ya me había ido a casa de Kino cuando estaban terminando, pero ni por asomo estaba tan mal como ellos. La verdad es que Muscle se ha estado ahí como un valiente y le ha hechado un par de webos. Lo he contado desde mi perspectiva y por eso salgo más en la historia, pero la verdad es que cada uno de sus webos es como mi cabeza… Yo hoy era un poco como la fulana, comparado con él, pero oye, todos tenemos una misión en la vida 🙂 Siento no tener fotos, pero hoy no ha podido ser… Quizá me pase por la tarde y sí me dejan le eche un par de fotos que no creo que sean tan espectaculares como la de la otra vez.

Un saludo para todos. Y si queréis ver más información sobre los incendios que vivo últimamente podéis acceder a la info pinchando aquí.

Anuncios

~ por zarkaslog en 27 marzo, 2008.

12 comentarios to “El hombre que perdió su zapato”

  1. Vale, Pratsy… dos cosas:
    1- Nunca te invitaré a mi casa (pq seguramente arderá en un infierno de llamas y gente buscando sus zapatos).
    2- Bienviendio al grupo de bomberos voluntarios.

    Ahora un poco más en serio, me alegro de que no haya pasado nada grave. En esas situaciones la gente se pone nerviosa y a veces no puede/sabe reaccionar a tiempo.

    Nos vemos, amore XDD

  2. Joer…mira que ya llevo dos intentos y aún no has muerto….tsk,tsk…voy a tener que ponerme serio….

    PD: tu portero es majísimo!^^ si es que lo tiene todo…..

  3. jajajaja joe! Menuda historia tio!!! O_O qué cosas te pasan, tú y los incendios! me mola la forma que la has contado! habemus papa.. anda que! 😄 y me partía con lo del zapato! 😄 el pobre hombre en shock y pensando en su zapato 😄 y ese momento heroe con la niña jujuju qué auténtico!
    Como dice Ed, ahora siendo serios, qué bueno que reaccionarais tú y el portero tan bien ^_^ podeis formar un nuevo equipo, Muscle Man y el Samurai del Fuego!

  4. La pregunta que nos hacemos todos es, han elegido ya al papa o no??? xD

    Y xq cojones a tu alrededor las cosas arden?

    Ha encontrado el hombre su zapato??

    Como puede no ser mantequilla? xD

  5. Ed, hoy en tu casa estás a salvo.. pero kien sabe mañana? Mi poder podría aumentar y expandirse, y entonces nadie estaría a salvo… Si esto sucede: por favor, acaba con mi vida.

    Shikurai, así que tú eras la persona que me ha estado persiguiendo he cabroncete??? ya verás cuando te pille que vamos a luchar a muerte! 😛 (por cierto, kino necesita tu shinai)

    Enma: cómo que poedo ser “El samurai del fuego!!!” Jooder! si es demasiado bueno como para no serlo! Se lo propondré a mi portero y a ver si le gusta 😉 Y con la niña, pues yo k sé, toda la gente estaba muy asustada y demomento tampoco estaban en riesgo y me dio pena la pobre mirando hacia arriba con cara de susto

    Pedro, han elegido papa y ha sido elegido el zapato.. xDDDD Y sí que lo encontró! se lo pidió a un bombero! manda cojones… xDDDD (mantequillas?)

  6. miedo me das…
    lo proximo la universidad no???
    stas seguro q no tienes doble personalidad y eres un pirómano sádico y más tarde un wapo y fornido bombero???? 😛
    miedo me daaaaas
    ve al médico, no es normal q atraigas llamas a tu paso xDD
    un beso!

  7. Es cachondo leer la historia todo épica aquí contada por ti y luego ver que llegaste a mi casa como si acabases de merendar un bocata de mortadela después de una larga siesta… tan campante…
    En fin… es como si fueses el tipo radiactivo este de héroes…

    P.d: me imagino a Shikurai en montecanal subido al techo de su casa diciendo palabras raras y retumbantes cual saruman lanzando oleadas de fuego contra la casa de praty… jejeje

    Mañana nos vemos tipo duro!!!!

  8. sk hasta tu casa hay un buen trozo… y se me pasó la emoción xDDDD pero vamos, así fue la historia… No fue un infierno como sería el parking en su día, tmp os penséis, pero ahí estuvo ^^

    wonika, como ya he comentado… todos moriréis.. bwajahahahaha!!!

  9. me estas contanto que paso de verdad? o.0
    que pesado el tio con su zapato no?? ¬¬ para darle dos leches bien dadas.
    vaya par de héroes que estáis hechos, aunqe mucho mas tu portero, que crack el homrbe!

    un beso

  10. Tu portero le llamas muscle man? pues me lo estoy imaginando como el mayor Armstrong de FMA xD bueno, tu sigue sobreviviendo al fuego y cuando te adaptes y seas inmune ya podras meterte dentro a buscar zapatos demas cosas.
    Saludos

  11. Cuando algunos intentamos educarte en lo maravilloso que es llevar el fuego allá donde vas… no nos referíamos a esto, Carlos.

    …………………………………….

    “Haber llevado el fuego un solo instante
    razón nos da de la esperanza.
    Pues más allá de nuestro sueño
    las palabras, que no nos pertenecen,
    se asocian como nubes
    que un día el viento precipita
    sobre la tierra
    para cambiar, no inútilmente, el mundo.”
    (José Ángel Valente)

  12. GIVE ME FUEL, GIVE FIRE, GIVE ME THAT WICH I DESIRE!!!!! LOL ROFL AMO EMO CHEESE xD

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: